dijous, 14 d’agost de 2008

FILOSOFIA PER A INFANTS

La meva amiga M. em va enviar una contra de la Vanguardia que parlava de nens preguntons... i fins avui no me n'he adonat que l'entrevistat és Óscar Brenifier, autor d'un munt de llibres de filosofia per a infants que darrerament estan editant a casa nostra.

Potser us sonen:

Brenifier, Oscar. La Veritat segons Ninon; text: Oscar Brenifier; il·lustracions: Iris de Moüy
Publicació: Cànoves: Proteus, 2008, que trobareu comentat a aquí

Brenifier, Oscar. El LLibre dels grans contraris filosòfics; il·lustració Jacques Dresprés
Publicació: [S.l.]: Cruïlla, 2008 comentat també a al·lots
o la col·lecció Superpreguntes de l'editorial Edebé. com per exemple:

Brenifier, Oscar. Què és el bé i el mal?; il·lustracions de Clément Devaux
Publicació: Barcelona: Edebé, 2006

uns llibres molt interessants perquè expliquen conceptes molt complicats però amb paraules i exemples a l'abast de tots. Molt útils per pares amb poc talent per entendre's amb els seus fillets.

tot i que és llargueta, us copio l'entrevista i "hasta la vista"
la Berta Bocado comença vacances...

Óscar Brenifier, filósofo para niños
"A los niños preguntones contésteles con preguntas"
LLUÍS AMIGUET - 12/07/2008
Tengo 54 años: el mundo me hace más gracia cada día. Nací en Argelia, soy un pied noir, emigrado quebequés y residente en Francia. Te divorcias por la misma razón por la que te casas. Soy providencialista: esta vida es un formidable regalo; gocémoslo sin preocuparnos tanto

¿Cómo defenderse de un niño preguntón?
Preguntándole. A mí me encanta torturar a los niños con preguntas...
¿A sus hijos también?
¡Por supuesto! Por eso mi hija no para de quejarse: "No me gustan las preguntas de papá", porque papá le hace pensar y eso es un gran esfuerzo para ella, incluso le cuesta más que obedecer sin pensar. Espero que algún día mi niña aprecie los resultados.

¿Le enseñan algo los niños?
Los niños me enseñan la ignorancia.

Bonita frase, pero ¿no le resultan los críos también un poco pesados?
Pues claro. No voy a caer en la tentación de glorificar al niño. El niño dice las cosas sin conciencia; prefiere una sentencia a un razonamiento y un halago a una idea: son seres egocéntricos hasta el agotamiento del adulto y la extenuación del preceptor.

¿Qué le pregunto al niño preguntón?
Dele a probar su propia medicina. Cuando un niño de cinco años le pregunte "por qué" cinco veces seguidas, la táctica es contestarle concienzudamente a su primer "por qué", y cuando plantee otro "por qué" pedirle que recuerde su primera respuesta. A ver: hágame una pregunta de niño.

¿Por qué hay día y noche?
Porque la Tierra gira alrededor del Sol y al girar deja una cara siempre sin luz y...

¿Y por qué sólo llega sol a una cara?
¿Recuerdas por qué hay día y noche? ¿. ..? ¿Lo ve?: hágale pensar a él antes de ponerse a pensar usted y entonces el niño reflexionará antes de lanzar su próximo "por qué".

Es una buena táctica.
Discutir con un niño es un arte. La mayoría de los adultos usamos sólo un registro para hablar con los chavales: el de la norma, lo que se debe o no debe hacer. Es justo y necesario.
Será todavía más útil a todos si, además, nos molestamos en pensar con ellos por qué existen las normas y qué límites tienen. Cuesta más reflexionar las normas que dictarlas, pero es más enriquecedor y efectivo. Muy socrático.
Es el rey y el filósofo de Platón. El rey dicta las normas y el filósofo las piensa. Cualquier regla es imperfecta por definición... ... Pero es mejor que ninguna.
Ante la complejidad de lo existente, lo cómodo es dogmatizar, limitarnos a considerar lo complejo como si fuera un absoluto, lo que es inexacto. Y eso inculcamos en los niños. Ellos, en cambio, nos obligan a jugar.

Los adultos también jugamos.
Los adultos jugamos para ganar; los niños, en cambio, sólo juegan por jugar.

¿Hasta qué punto puede usted enseñar filosofía a los críos?
En mi último libro enseño las oposiciones, centrales en la historia del debate filosófico. A ver si logro entenderlas. Los niños las entienden: uno y múltiplo; finito e infinito; el ser y la apariencia... Póngame algún ejemplo. Una pelota pinchada y una hinchada: son el mismo ser, pero con diferente apariencia.

Siga, siga. ...
Libertad y necesidad; razón y pasión; naturaleza y cultura; tiempo y eternidad; yo y el otro; cuerpo y espíritu; activo y pasivo; objetivo y subjetivo; causa y efecto.

¿Todos los niños responden igual en todos los países?
¡Nooooo! He dado cursos en todo el planeta y los niños de cada país piensan de un modo diverso y hay que enseñarles diferente.


Los de aquí ¿qué le parecen?
Los niños españoles tienen una enorme subjetividad y les cuesta más trabajo que a otros niños distanciarse de sí mismos y de lo que piensan: lo que quieren o no quieren. La filosofía es diálogo con uno mismo.
Bueno, tampoco está mal escuchar a los demás. Los niños españoles se escuchan sobre todo a sí mismos antes que a nadie.

¿Más que, por ejemplo, los franceses?
Los franceses son más racionales y críticos y conceptualizan mejor, pero también son más dogmáticos y les cuesta admitir que la jerarquía de valores la fije su propio grupo y no una autoridad externa. Los noruegos, en cambio, saben fijar sin dilación por consenso entre todos qué es bueno o malo para todos.

¿Todo eso no son meros clichés?
No. Es evidente que los niños estadounidenses, por ejemplo, tienen dificultades para aceptar un pensamiento hipotético. Por ejemplo, les dices: "Si un día vas a la playa...". "Yo nunca voy a la playa". "Bueno, pues al campo, y te encuentras...". "Es que yo tampoco voy al campo...". No hipotetizan. También les cuesta más mentir. En cambio, los niños chinos dirán cualquier cosa antes de responder no a una invitación. Un no para ellos es mala educación. Usted los invita a ir a la biblioteca el jueves y le darán cualquier excusa antes de decirle que no quieren ir. Su cultura no distingue en esto la dualidad objetivo-subjetivo.

Veo que hay muchas verdades.
La de la razón, la empírica y la subjetiva: depende de las culturas. En Turquía, cuentan cómo Alasmuddin escondió su burro cuando vio venir al vecino que quería que se lo prestara y, cuando le mentía diciendo que el burro no estaba, se le oía rebuznar...


Ya pasa...
"¡Vaya amigo eres, Alasmuddin! Dices que no está tu burro y lo estoy oyendo rebuznar". "¡Vaya amigo eres tú, vecino: crees a mi burro antes que a mí!".

1 comentari:

  1. Gràcies per deixar-nos l'entrevista! A mi també se'm va passar, i m'ha agradat llegir-la. Continuaré seguint els llibres d'aquest senyor, ja que vaig gaudir molt "La veritat segons Ninon", i trobo que la col·lecció de les "Superpreguntes" està molt i molt bé (no només escrita... també molt ben il·lustrada! És increïble com es poden arribar a representar tan bé les preguntes sobre temes filosòfics...).

    ResponElimina